@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: julio 03, 2005

sábado, julio 09, 2005

Las doce líneas del editor



Londres

Me duelen las muertes de Londres. Pero cada muerte humana me duele. ¿Acaso el poeta inglés John Donne no lo dijo?... "No preguntes por quién doblan las campanas... ¡doblan por tí!"... Sin embargo, con terrorífica pertinacia, después de las muertes se escuchan en Londres solamente frases como "No nos doblegarán"(Blair); "Heridos pero erguidos" (Los diarios)... ¿Es que no comprenden que la guerra desatada por ellos (ingleses y estadounidenses) ha traído sobre este país el terror? ¿No se dan cuenta que les está llegando ahora lo que ellos han derramado durante siglos sobre Asia, África y América Latina?...
No precisamente amistad y compasión; lo que ellos han sembrado, desde la Guerra del Opio, hasta Iraq -pasando por La India, Vietnam, Corea y Afganistán-, es dolor, rencor, desolación. Millares de familias inocentes en Vietnam fueron quemadas vivas con napalm, ese horrendo invento norteamericano compuesto por fósforo con una sustancia que se pega al cuerpo. Sólo en los bombardeos sobre Bagdad murieron más de 100.000 civiles.
Pero los ingleses no quieren difundir las fotos de sus heridos, preparándose en cambio para esparcir más guerra. ¿En qué se diferencian sus heridos, sus muertos, de este padre iraquí que desespera con su hijo en brazos?... La estúpida creencia de que los muertos europeos y norteamericanos valen más que los de otros lugares del mundo, es una de las razones centrales que hoy ha llevado al mundo entero a vivir este horror.

Julio Carreras (h)

miércoles, julio 06, 2005

Manipulan el tabaco para fomentar la adicción

Un negocio lucrativo

Por: Claudia Herrera Pahl *

El Centro alemán de Investigación del Cáncer acusa a la industria tabacalera de fomentar concientemente la adicción al tabaco mediante la manipulación de los cigarrillos con sustancias químicas.

La industria tabacalera manipula desde hace 50 años los cigarrillos con suplementos químicos para fomentar la adicción. Esta es la alarmante conclusión a la que llegó el Centro alemán de Investigación del Cáncer, DKFZ, por sus siglas en alemán.
Las modificaciones químicas en el tabaco se hacen con el fin específico de fomentar la adicción al cigarrillo de adultos e impulsar el consumo entre jóvenes y niños. En promedio cada fumador representa ingresos por 40.000 dólares, unos 30.000 euros, para la industria tabacalera.
Mientras más fuman mayores son los ingresos para la industria, de ahí el interés por fomentar la adicción en el más corto tiempo posible y desde la edad más temprana, según el estudio presentado por el DKFZ basado en una meticulosa recopilación de documentos, entre ellos informes secretos de la industria tabacalera.
Según la investigación, es un hecho que la industria tabacalera mezcla en los cigarrillos agregados como amoniaco, urea, mentol, azúcar, cacao y otras sustancias con el único fin de incrementar la dependencia.
Los productores rechazan haber hecho estas manipulaciones y tratan de minimizar el riesgo.

Jóvenes en la mira

En Alemania mueren cada día cerca de 400 personas víctimas de enfermedades generadas por el consumo de tabaco.
El consumo de unos cuantos cigarrillos crea dependencia, según el estudio del DKFZ. Nunca antes en la historia una generación de jóvenes había consumido tantos productos peligrosos.
Según la científica Martina Pötschke-Langer del DKFZ, quien coordinó la publicación "Los documentos de la industria tabacalera I", casi la mitad de todos los niños y jóvenes alemanes comienzan a fumar antes de los 17 años. La industria tabacalera pone especial énfasis en fomentar el consumo de cigarrillos entre los jóvenes e invierte cerca de 100 millones de euros al año en campañas de publicidad para este segmento del mercado.
Según el abogado Michael Adams, del Instituto para los Derechos de la Industria de la Universidad de Hamburgo, en los cigarrillos con los que se inicia a los jóvenes, se mezcla mentol,
sustancia que permite una inhalación profunda del humo sin que cause dolor. Además se les agrega azúcar lo que neutraliza el sabor del tabaco que puede ser muy fuerte.
El que crea que la versión "light" de los cigarrillos es menos peligrosa se equivoca, resultan incluso más peligrosos que los cigarrillos normales, lo que es un hecho bien sabido por la industria tabacalera, según Michael Adams.

Reclaman prohibir aditivos peligrosos

El Centro Alemán de Investigación del Cáncer reclamó una prohibición de los aditivos potencialmente cancerígenos que los fabricantes de tabaco mezclan en sus productos. El tabaco debería tener una garantía que garantiza la pureza de productos y que éstos están fabricados según estándares seculares de calidad.
El experto del DKFZ, Heinz Walter Thielmann señala que los aditivos, como el azúcar y otros aromas, se convierten en gases cancerígenos cuando entran en combustión. Agregar sustancias dañinas o que pueden ser dañinas para la salud, representa un envenenamiento, es decir, se trata de un hecho delictivo. Igual de delictiva resulta la promoción de estos productos.
Michael Adams advirtió que al incluir esos aditivos el comportamiento de los fabricantes es punible según las leyes alemanas y considera muy probable que se registre una ola de querellas contra la industria tabacalera.

* Deutsche Welle

lunes, julio 04, 2005

Las doce líneas del editor

El peronismo en la nada

El peronismo, movimiento mesiánico por antonomasia, tuvo sus profetas. En primer lugar por cierto, Eva Perón y Juan Domingo. Ellos dijeron: "El peronismo será revolucionario, o no será nada!" (Eva Perón). Y: "El año 2.000 nos encontrará unidos... ¡o dominados!" (JDP).Pues bien, el año 2.000 encontró a los argentinos... dominados. ¿Qué duda cabe? Todos los servicios públicos -agua, electricidad, gas, correos, comunicaciones, tecnología- fueron entregados a voraces "grupos de inversión" extranjeros. Y el peronismo, no fue revolucionario (como quería Eva). Por lo cual hoy navega en la nada.Menem le dio el golpe de gracia durante sus diez años de gestión. Como una burla siniestra, acogió en la médula de su administración no sólo a quienes desmontaron, sistemáticamente, la infraestructura económica independiente que había creado Perón, sino hasta incluso a algunos de sus peores enemigos. Así Alzogaray, quien fuese figura conspicua en la organización criminal del bombardeo de Plaza de Mayo en 1955, donde se calcula hubo más de 500 muertos civiles.El actual "transversalismo" presidencial intenta generar, desde esa nada, un nuevo peronismo... ¡que se parezca al menos en lo exterior al viejo!... Aunque a decir verdad, el único peronista en serio que hoy va quedando en el mundo... ¡es Hugo Chávez!