@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: octubre 02, 2005

miércoles, octubre 05, 2005

La cruda verdad sobre la guerra de Irak


Foto: Mattluce. @DIN.

Por: Ahmed Amr*

(1ª Parte)

Cotidianamente llegan sin falta a los puertos de los EEUU, contenedores cargados de mercancías de todo el mundo. Entre otros, electrónica japonesa, autos europeos, textiles chinos e indios y petróleo árabe y venezolano. Y se distribuyen por todo el territorio desde el Golfo de México hasta Canadá, incluidos cuatro millones de crudo diarios. Al cabo de cada uno y de todos los días 5 mil millones de dólares de mercaderías y servicios se asientan en suelo estadounidense. Pero el valor de estos productos es muy superior debido a que en su mayor parte se producen con sangre, sudor y lágrimas de los trabajadores del tercer mundo, que sólo ganan unos pocos dólares por día.
A cambio de esta montaña de tesoros importados, los EEUU envían contenedores cargados con armas, aviones civiles, alta tecnología, productos agrícolas y farmacéuticos, sobrevaluados. En términos de su desvalorizado dólar, los EEUU exportan diariamente tres mil millones de dólares en bienes y servicios.
Cuando se importa más de lo que exporta, se termina con un déficit comercial. Sin ir más lejos este año terminaremos con un déficit comercial de 2 mil millones diarios de promedio.
Contrariamente a lo que popularmente se cree, los EEUU son los productores menos competitivos del mundo. Desde 1976 los estadounidenses han venido generando consecutiva y exponencialmente déficit comerciales. El déficit comercial mide ciertamente la incapacidad del país de manufacturar productos que puedan competir en el mercado global. En las últimas tres décadas nuestros productos manufacturados han sido juzgados por nuestros socios comerciales o como muy caros o como de baja calidad o ambas cosas. Hay que convencerse de que si excluimos la exportación de armas y municiones -una industria en que nos destacamos-, nuestro déficit tradicional aumentaría unos 180 mil millones más.

Usted debería preguntarse por qué el resto del mundo se traga este enorme desbalance comercial de la mayor economía del planeta. La respuesta es muy simple -los EEUU producen una única divisa-: el dólar. Y todos los días nosotros exportamos dos mil millones de billetes nuevos para enfrentar nuestro diario déficit comercial.
En efecto, el Tesoro de los EEUU manufactura el 40% del total de nuestras exportaciones. Ahora bien, ¿porque tomaría nuestro papel moneda el resto de la humanidad si no tiene intenciones de usarla para comprar nuestras manufacturas?
Nuevamente la respuesta es simple - para comprar nuestros valores, nuestros bonos del tesoro y petróleo.
Este último item parece desconcertante. ¿Por qué necesita dólares el resto del mundo para comprar petróleo de un país que importa 12 millones de barriles diarios? Porque el petróleo se cotiza y se vende en dólares. Los países que tienen una fuerte dependencia de la importación de petróleo - como China, Japón y Europa Occidental- están obligados a disponer de cantidades de dólares para comprar petróleo en los Petro-imperios del Golfo.
De allí se deriva también otro beneficio, las economías petróleo dependientes tienden a invertir sus dólares en instrumentos de corto plazo del Tesoro -financiando así nuestro déficit y proveyendo créditos fáciles que alimentan nuestra propia burbuja.

Una parte sustancial de los petrodólares se vierte eventualmente en las arcas de los soberanos de los países petroleros, reciclándose en bonos estadounidenses, en propiedades y en valores de largo plazo. Los contratistas militares estadounidenses y británicos -como Halliburton- también celebran multimillonarios contratos en dólares con las monarquías del Golfo.
El botín generado por los enormes ingresos petroleros kuwaitíes y sauditas de estos dictadores hereditarios incluye el lavado de dinero a gran escala -ayudados y alentados por algunas empresas inversoras como el grupo Carlyle, la firma de la que el precedente secretario de estado James Baker era socio principal. George Bush padre y el Primer Ministro John Major también trabajaron en esta organización.
El primer ministro continua balbuceando incoherencias sobre la británica tradición de mantenerse "hombro a hombro" con los EEUU. Bueno, nuestros primos británicos abandonaron por conveniencia esta tradición durante la guerra de Vietnam. No estuvieron junto a nosotros cuando invadimos Panamá y criticaron nuestra intervención en Centro America. Pero parecen hallarse más que entusiasmados aceptando la invitación como nuestros socios bélicos en el Medio oriente, aunque Gran Bretaña sea un país exportador de petróleo.
¿Porqué será? ¿tendrá que ver con los 50 mil millones de dólares en armas vendidas a Saudi Arabia? O ¿estará más interesado Blair en las atractivas inversiones en petrodólares de Kuwait y Arabia Saudita? Creo que Tony está pensando en el después y en ser tan rico como John Major. Los sauditas entendieron siempre la importancia de las recompensas para cuando dejen sus funciones los ex Primeros Ministros y los ex Presidentes.

Si usted puede digerir el par de párrafos precedentes, comprenderá fácilmente cuales son las razones que tienen EEUU y Gran Bretaña para ser tan inflexibles en su decisión de ejercer la hegemonía sobre la región del Golfo. "Nada de sangre por petróleo" ha sido largamente el grito de batalla de quienes se oponen a la intervención militar directa de los EEUU en Medio Oriente. Es un eslogan que no suena sincero porque las compañías estadounidenses siguen pagando el ascendente precio del crudo árabe. Los que califican la guerra de misión "altruista" deben saber que los EEUU solo dependen del Golfo en un 12% diario de su consumo de petróleo y sólo en un 5% del total de energía que necesita. Un 40% procede de Texas, Alaska y Louisiana y la mayor parte del crudo que importamos se origina en Canadá, México y Venezuela.
Y para Downing Street también es una estupidez eso de "nada de sangre por petróleo" según las cifras de las exportaciones británicas.
Sobre el racional argumento de la imperial obsesión en Medio Oriente, los estadounidenses deben comprender que no se trata meramente de "crudo": Nuestros soldados y "marines" estan matando y muriendo para coercionar a un mundo hambriento de petróleo a acumular dólares estadounidenses para futuras compras de petróleo a Kuwait y Arabia saudita.
Pareciera que no existe una gran diferencia y que ese eslogan antiguerra es una tontería. Sin embargo es una diferencia que permite poner una coraza de hierro contra aquellos que todavía compran la tonta idea de que estamos en la región para promover la democracia y exportar "nuestros valores". En realidad nosotros instalamos guarniciones militares en la región para mantener el status del dólar como medio internacional de pago y convencer al mundo para que acepte nuestros déficit comerciales como un derecho de los EEUU. Estamos haciéndole al mundo una oferta que no puede rechazar.

Cuando logremos nuestro proyecto imperial en el Golfo, los estadounidenses acreditarán haber inventado una nueva clase de fraude imperial -exportación de divisas en gran escala. Las cifras en dólares involucradas en esta estafa son asombrosas. Sólo este año, nuestro déficit comercial excederá los setecientos mil millones de dólares. Sin nuestros dólares frescos los acuerdos con los monarcas absolutos de Kuwait y Arabia Saudita y nuestro actual control del petróleo iraquí, es improbable que el mundo vaya a continuar absorbiendo nuestras astronómicas cantidades de divisas a cambio de sus productos manufacturados. Nuestro despliegue militar en el Golfo no es para proteger nuestra "way of life", sino más bien nuestro estándar de vida.

(continuará)

* Editor de www.nilemedia.com una cyber-revista orientada a informar con lucidez sobre el mundo en general y Medio oriente en particular. Traducción para @DIN: Susana Merino.

lunes, octubre 03, 2005

Terrorismo británico en Irak


Los dos espías británicos mientras permanecieron detenidos en una comisara iraquí. Foto: Essam al-Sudani/Vikrum.

Por el Dr. Elías Akleh
Uruknet Info
Traducción para @DIN, Susana Merino

Los iraquíes, los árabes y los musulmanes de los países vecinos saben bien que en Irak la mayoría de los ataques terroristas, especialmente los realizados con los coches-bomba son perpetrados por los británicos, los estadounidenses y los israelíes. Saben igualmente muy bien que el terrorista Abu Musab Al Zarqawi y su "Al-Qaeda en Iraq" son una invención de las fuerzas de la coalición para justificar su presencia. Innumerables evidencias confirman este hecho. El arresto de dos agentes británicos, disfrazados de árabes y tratando de estacionar un coche-bomba, la última semana, en el centro de Basora durante el festival Karbala y cuando se hallaban reunidos más de 3000 peregrinos, es la última de estas evidencias.
En un artículo anterior titulado "La estrategia americana del terror en Irak" relaté que la actividad terrorista norteamericana en Irak tiene por objetivo incitar a la guerra civil y alienar a la resistencia iraquí. Ni los buenos ciudadanos británicos y estadounidenses ni sus mismas tropas destacadas en Irak pueden comprender que sus gobiernos cometan acciones tan terribles. Después de todo estos dos países están sacrificando a sus jóvenes para liberar a los iraquíes y no para asesinarlos. El artículo fue duramente criticado por las tropas estadounidenses destacadas en Irak y declarando que están allí para ayudar a los iraquíes a reconstruir sus vidas. Muchos otros británicos, norteamericanos —tanto tropas como los reporteros independientes— comentan reiteradamente que muchos soldados, latinoamericanos, africanos y británicos son mercenarios pagados cientos de veces más que el resto para perpetrar ataques terroristas. Los líderes británicos y los norteamericanos han conducido a sus tropas a la guerra de Irak. Cuando uno recorre la historia descubre los extensos antecedentes de estos líderes que han decepcionado a su pueblo llevándolo a aterrorizar otros países.
Los dos operadores británicos arrestados por la policía de Basora y luego liberados mediante un operativo militar británico, fueron identificados por la BBC "como miembros de las fuerzas especiales de élite SAS" (http://news.bbc.co.uk/2/hi/middle_east/424614.stm). Estaban disfrazados con pelucas y ropas árabes. Fuentes iraquíes narran que la policía estaba observándolos y que cuando intentaron aproximárseles, dispararon a los dos policías y trataron de escapar de la escena. La policía iraquí los persiguió, los detuvo y encontró gran cantidad de explosivos en su auto, aparentemente preparado para estallar mediante el accionamiento de un control remoto, en el populoso mercado de Basora.
La presencia del SAS en Irak fue descubierta el 30 de enero del corriente año cuando un avión Hércules se precipitó cerca de Bagdad matando a algunos militares británicos luego de haber dejado unos 50 miembros del SAS, destinados a luchar contra las guerrillas iraquíes, en el norte de Bagdad.
El SAS (Servicio Aéreo Secreto) es un regimiento secreto del ejército británico. Fue creado en 1941 para llevar a cabo raids aéreos contra las líneas alemanas en el norte de África. Actualmente forma parte de las Fuerzas Especiales del Reino Unido junto al Servicio Especial de la Armada y al Regimiento Especial de Reconocimiento. Su papel incluye inteligencia detrás de las líneas de ataque enemigas, guerra contrarrevolucionaria, seguridad de los más importantes dignatarios británicos, conducción de misiones militares sin implicancia del gobierno británico, entrenamiento de fuerzas especiales de otras nacionalidades y operaciones de contra-terrorismo.
El SAS ha desarrollado muchas misiones militares a través del mundo. Entre 1958-59 combatió a los rebeldes contrarios al sultán Jebell —Akhdar en Omán. Actuaron también contra otra insurrección en Dhofar, Omán 1970-77. Lucharon contra la guerrilla en Borneo entre 1963 y 66 durante la confrontación entre Indonesia y Malasia. Operaron en Aden en 1964/67 antes de la retirada de las tropas británicas. Durante la guerra de las Malvinas en 1982, el SAS cubrió operaciones en San Carlos antes de la llegada de las tropas británicas. En la guerra del Golfo de 1991 penetraron profundamente en las líneas del ejército iraquí con el objeto de destruir los lanzadores de misiles Scud y realizar inteligencia. Se ha informado también que fueron ellos los que incendiaron los pozos de petróleo en Kuwait.
Algunos de los SAS han ayudado a los luchadores afganos durante la invasión soviética a Afganistán de 1980 Tienen también un campo especial en Escocia para entrenarse en el derribo de helicópteros rusos.
Los SAS estuvieron también muy comprometidos, desde sus comienzos en 1969, en el conflicto británico con Irlanda del Norte. Al principio operaban abiertamente con su propio uniforme pero luego infiltrados en el IRA en el que estuvieron involucrados en las bombas terroristas. El bien conocido ataque con bombas que mató a 29 civiles en 1998 en Omagh, fue ejecutado por un doble agente informó el Sunday Herald (http://www.sundayherald.com/17827). El diario incluyó también la confesión de otro miembro del SAS infiltrado en el IRA entre 1981 y 1994 pagado por las fuerzas armadas británicas. Este personaje ayudó a desarrollar un nuevo tipo de bomba activada mediante flashes fotográficos para neutralizar los dispositivos de control remoto activados mediante señales de radio del ejército. (http://www.sundayherald.com/print25646). Otro infiltrado conocido por su nombre clave "Stakeknife" se hallaba aun en actividad en diciembre de 2002. Su comandante le permitió realizar una gran cantidad de asesinatos terroristas con el objeto de protegerlo dentro del IRA. (http://www.sundayherald.com/29997). A fines de 2002 los diarios consignaron evidencias verificables de que el ejército británico había recurrido a sus infiltrados en las organizaciones terroristas para llevar a cabo asesinatos por encargo. Tal el caso del defensor de los derechos humanos Pat Finucane que fue asesinado en 1989 por la Asociación de Defensa del Ulster Protestante (UDA). El infiltrado proporcionó a la UDA la información que necesitaba la IDA para asesinar a Finucane. (http://sundayherald.com/29997).
La explosión de autos comenzó en Irak pocos meses después de la ocupación Los primeros ataques estuvieron dirigidos al cuartel general de la ONU en Irak que obligó a las naciones Unidas a retirar sus empleados La Cruz Roja y la embajada de Jordania fueron dos de los blancos inicialmente elegidos. Luego atacaron con coches-bomba varias mezquitas y líderes religiosos y finalmente la frágil policía iraquí se transformó en el blanco principal. El denominador común de estos ataques es curiosamente el estar dirigidos a blancos iraquíes más que a las fuerzas de ocupación. No tiene el menor sentido que Al-Qaeda y Al-Zarqawi, vengan supuestamente a Irak para luchar contra los americanos y ataquen en cambio a civiles y policías. Haciéndolo las fuerzas de ocupación encontrarían mayores excusas para quedarse. Mientras tanto Bush y Blair continúan diciendo que el ejército iraquí es muy débil y que por lo tanto no podría defender a los iraquíes de los terroristas. Por lo cual resulta imperioso que las tropas americanas y británicas se queden en Irak para luchar contra el terrorismo y ayudar a los iraquíes a defenderse.
Existe consenso en que estos coche-bomba se hallan diseminados por las Fuerzas armadas extranjeras (Americanas, Británicas e Israelíes) en Irak para sembrar el caos. El exilado médico iraquí Imad Khadduri, relató que los conductores árabes han encontrado bombas dentro de sus coches luego de haber sido detenidos e interrogados en algún puesto de control americano. El blog Bagdad Burning informó en Mayo de 2005 que testigos oculares vieron a patrullas americanas poner bombas en Ma’moun, un área ubicada al oeste de Bagdad. . Abdel Hadi Al-Daraji, un alto oficial de Al-Sadr’s en la ciudad de Sadr acusó a los británicos de incentivar una guerra étnica armando coches-bomba en dirección a los civiles chiitas para luego culpar del ataque a los árabes sunitas. "Todos conocemos la agenda de los ocupantes" dijo Ellos son cómplices del Mossad (el servicio secreto israelí) y su intención es transformar a Irak en un inestable campo de batalla para poder controlar sus intereses en Irak. El Sheik Hassan Al-Zarqani, el portavoz de la milicia armada Mahdi encontró armas, explosivos y detonadores de control remoto en su coche. Y explicó: "Creemos que estos soldados estaban planificando un ataque a un mercado o a algún otro blanco civil". La rápida acción del ejército británico para liberar a los dos operadores del SAS antes de que pudieran ser interrogados tiende a corroborar la idea de que este incidente tiene implicancias mucho más profundas que lo que aparece en la superficie.
La actitud generalizada de muchos iraquíes puede sintetizarse en la siguiente reflexión de un chiíta que dijo "Creo que son los americanos los que están haciendo esto, tratando de culpar a los sunitas, de modo de provocar una guerra civil y controlar nuestras riquezas" Los reporteros internacionales Dahr Jamail y Juan Cole comenzaron a ver el tema de los coche-bomba desde el punto de vista iraquí. Cuando nos preguntamos a quienes benefician estos coches-bomba descubrimos que los únicos beneficiarios son las fuerzas de ocupación. Culpando de los coches bomba a la resistencia iraquí los americanos tratan de abrir una brecha entre la resistencia y los iraquíes más apacibles. Poniendo un día bombas en las mezquitas Chiítas y otro en las Sunitas lo que hacen es incitar al odio entre los partidarios de ambas religiones. La guerra civil entre los iraquíes es el último objetivo de la ocupación Los discursos de Blair y de Bush se dirigen a plantar las semillas de un conflicto religioso. Los medios corporativos de ambos lados del Atlántico cultivan esas semillas e informan que los coches bombas que causan estragos entre los civiles iraníes están impulsando a Chiítas, Sunitas Y Kurdos a una guerra civil. Con el objeto de incitar más aun el odio entre los grupos los medios corporativos informan sobre la "alarmante limpieza étnica" de Chiítas en los suburbios predominantemente sunitas de Bagdad. Para exacerbar aún más esta situación el ejercito norteamericano ha desplegado tropas kurdas y milicias chiítas en sus ataques a ciudades iraquíes, últimamente en Tal Afar y Ramad, matando sunitas y destruyendo sus casas como una manera de inflamar aun más el odio étnico. La política es dividir para conquistar y el plan último es dividir a Irak en tres sectores étnicos, Sunita, Chiíta y Kurdo. Esta división incluye una guerra civil y una limpieza étnica a gran escala que debilitará cualquier emergente gobierno iraquí, el que en consecuencia no podrá pedir el retiro de las fuerzas de ocupación. La división de la Federación yugoslava en 1990 en estados débiles y pequeños sirve de modelo para dividir Irak Este plan encaja perfectamente con los objetivos estratégicos de Israel que en 1982 propuso dividir a Irak, el más pujante país árabe en tres estado étnicos. La misma política puede observarse en Israel incitando a los palestinos a la guerra civil.