@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: octubre 14, 2007

miércoles, octubre 17, 2007

SIP: la oligarquía de la desinformación asesorada por vocera de Bush



Por Jean-Guy Allard
—de Granma Internacional—.

Con la participación de la portavoz de Bush en el Congreso, Ileana Ros-Lehtinen, el terrorista prófugo Carlos Alberto Montaner y el ex magnate de
Haga clic en la imagen, por favor.
la televisión venezolana Marcel Granier, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) acaba de poner fin en Miami a otro show destinado a generar titulares contra la Revolución Cubana y al proceso bolivariano de Venezuela.
Estrella del evento, la principal representante de Bush en materia de relaciones exteriores en la Camara de Representantes, Ileana Ros-Lehtinen, llegó hasta atacar a Ecuador y Nicaragua, además de a Cuba y Venezuela, en su interminable perorata sobre el tema de la libertad de prensa y de los derechos humanos.

Después de machacar una vez más su retórica acerca de los presidentes de Cuba y Venezuela, advirtió que "tenemos que estar atentos" ante "el retorno de Daniel Ortega y el sandinismo" cuyas acciones "tenemos que supervisar".

Acerca de Ecuador, la vocera bushista llamó a sus interlocutores a "vigilar" al presidente Rafael Correa quien, dice, "hostiga a la prensa al calificarla de una mafia".

No hay duda de que en materia de mafia, tiene amplios conocimientos. Hija de un fallecido colaborador de la CIA, la congresista fue elegida por primera vez al Congreso después de liderar la campaña a favor de la liberación del terrorista Orlando Bosch en 1989.

Hoy celebrada por sus socios de la SIP, Ros-Lehtinen chocó con la libertad de prensa cuando apareció hace unos meses en un documental británico titulado 638 Ways to Kill Castro donde se le oía lanzando con convicción: "Yo aplaudo cualquier iniciativa para asesinar a Fidel Castro".

Ante las denuncias, Ileana Ros mintió a los reporteros que la interrogaban y afirmó que su declaración era "producto de un montaje". Sin embargo, no tuvo luego otra alternativa que confesar, ante las pruebas publicadas en Internet por los autores del material periodístico, que SÍ había pronunciado las palabras asesinas.

LOS HEREDEROS DEL CORONEL DUBOIS

La SIP que pretende representar a la libertad de prensa en América, no es otra cosa que el cartel de los grandes propietarios de medios de comunicación del continente creado en Nueva York en 1950, en una operación dirigida por el coronel de la inteligencia militar norteamericana Jules Dubois.

A partir de 1951 hasta su muerte, este agente con cobertura del Chicago Tribune presidió la Comisión de Libertad de Prensa e Información, calificada de "espina dorsal" de la SIP por su papel de dirección ideológica. Dubois fue encontrado muerto el 16 de agosto de 1966 a la edad de 56 años, en un hotel de Bogotá, Colombia. Sus restos fueron enterrados en el cementerio nacional de Arlington de Washington, reservado a los "héroes" del imperio.

No sorprende entonces la presencia en un panel de esta conferencia de la SIP, de Carlos Alberto Montaner, reclutado por la CIA en La Habana cuando se dedicaba a fabricar bombas.

En el 2006, el nombre de este agentazo disfrazado de columnista del Miami Herald, aparecía en una lista de periodistas de Miami que alquilan su pluma al Office of Cuba Broadcasting (OCB) — el barco madre de Radio y TV Martí— la maquinaria de propaganda anticubana del gobierno norteamericano.

Con la misma lógica imperial, la SIP entregó su Gran Premio al empresario venezolano Marcel Granier por "su tenaz lucha a favor de la libertad de expresión en el hemisferio occidental", dijo sin pestañear el presidente de la organización, Rafael Molina, de El Nacional de Santo Domingo. Molina, de 77 años, es bien conocido en su país por sus lazos cordiales con la Embajada de Estados Unidos y la USAID.

Toda Venezuela recuerda cómo, el 11 de abril del 2002, Granier celebraba en Miraflores con el dictador golpista Pedro Carmona mientras francotiradores asesinaban a civiles frente a Miraflores. Horas más tarde, su hoy difunta cadena de televisión, RCTV, tenía instrucciones de ignorar la gran concentración del pueblo que acabó con el golpe de estado fascista.

UNA DUCHA FRIA

Al terminar su reunión, los capos de la prensa continental recibieron como una ducha fría la intervención especial del presidente hondureño Manuel Zelaya, quien denunció los grupos de poder económico y político de su país que desinforman a la opinión pública.

Subrayó que los hondureños tienen derecho a una información veraz, y no con "colecciones de chismes, listas de calumnias y un conjunto de falsedades y manipulaciones''.

''No pueden vendernos productos de mala calidad. El ejercicio del periodismo no debe ser una acción sucia sin valores destructivos de la moral social", expresó en presencia de varios bonzos de la prensa de su país involucrados en campañas en su contra.

La SIP representa principalmente a los periódicos más poderosos difundidos por las distintas oligarquías nacionales de América Latina. Todos atraviesan en este momento una grave crisis provocada por la espectacular expansión de Internet. Se ven severamente afectados por la caída dramática del número de lectores y la consecuente reducción de sus ingresos.

La asociación de dueños de la prensa comercial del hemisferio realizó su reunión en el hotel Inter-Continental de Miami aunque su sede central se encuentra en esa misma ciudad. El edificio que alberga a la SIP en la capital de la Florida mafiosa lleva el nombre de Jules Dubois.