@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: junio 25, 2006

miércoles, junio 28, 2006

San Escrivá de Balaguer

El escritor Eduardo Galeano escribió la siguiente oración a San José María Escrivá de Balaguer, el primer santo franquista.




Ya es santo, casi ángel, José María Escrivá de
Balaguer, que por nosotros vela desde el Cielo.

En vida, este piadoso
siervo de Dios predicó el amor a la guerra,
denunció a los rojos y a los libertinos,
odió a los homosexuales y a los judíos y despreció a las
mujeres.

Mucho antes de que el Papa lo hiciera santo,
el generalísimo
Francisco Franco lo había hecho marqués:
él le cantaba himnos de alabanza y
custodiaba la paz de su espíritu
mientras Franco exterminaba la república
española y aniquilaba a los herejes.

En el camino de la gracia divina,
Escrivá fundó el Opus Dei,
para que los banqueros virtuosos practicaran la
caridad
prodigando cheques al Vaticano.

Según sus devotos, produjo varios
hechos milagrosos.
Su milagro más extraordinario
ocurrió cuando un creyente
desesperado, víctima de la inseguridad
ciudadana, oró implorando su protección.

Escrivá, que todavía no era santo
pero ya estaba en eso,
escuchó la plegaria.
Entonces la estrella de la fe
iluminó la puerta de la casa
de aquel buen hombre
y allí apareció, intacto,
el automóvil que le habían robado.