@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: noviembre 26, 2006

lunes, noviembre 27, 2006

Un caricaturista caricaturizado


Por: Pedro Rodríguez Medina *


La última caricatura de Jose Varela fue una caricatura de sí mismo

Jose Varela se disfrazó de camuflage o sea de camaleon por dentro y por fuera, pero por dentro todo fue puro Teatro, en definitiva era un pobre diablo destruido moralmente y, sicologicamente como dicen, cosa que dudo.

Recuerdo cuando llegó a Miami y colaboró conmigo en algunos números de Combate News. En esos días en voz baja me decía que la censura y la intolerancia no eran privativas de las estructuras de Cuba sino que continuaban mucho mas fuerte y despiadada en Miami. Claro, Varela no se percataba que la intolerancia y el extremismo responden a una mentalidad más que a un sistema determinado.

Los extremistas son un tipo de personalidad con rasgos patológicos muy acentuados, que los lleva a dogmatizar las doctrinas. De ahí, que solamente acepten la incondicionalidad de los demás a su verdad única e indiscutible. Y así, el Jose Varela crítico se fue convirtiendo en el caricaturista de la Jefatura oculta de la extrema derecha de los asalariados y de los anticubanos, que todos ellos ostentan los valores de Scarface.

Incluso, a nosotros los que defendemos la Soberania de Cuba y estamos en contra del Bloqueo impuesto a la Isla no nos publican nuestros artículos en el Nuevo Herald. El ultimo que publiqué denunciando la censura en Miami y los vínculos de los medios con la Jefatuira oculta de la Mafia de Miami fue censurado, a pesar que hubo uno de la redaccion del periodico que abogo por su publicación.

En fin, da pena, este acontecimiento de la crisis de conciencia moral de Varela. Sin embargo, nos deja una enseñanza; la de no confundir el hombre de éxito con el ser humano auténtico que actúa por conciencia.

De cualquier manera, el Nuevo Herald está en crisis y esta es la punta del iceberg. Hace poco un comisionado se suicidó en el vestíbulo del edificio, donde radica el periodico. Recientemente, expulsaron a periodistas, que recibían dinero del gobierno federal y denunciaron a algunos asalariados de la mafia miamense. Aunque finalmente se retractaron y siguieron haciendole el juego a la Jefatura - repito - oculta.

De modo, que la crisis del Miami Herald continuara.

Su director mantiene la lista negra inquisidora sobre periodistas de prestigio y publica a quien la Mafia de Miami le permite.

Como por ejemplo, ese sujeto llamado Luque Escalona que no tiene principios ni moral que el periodista Yndamiro Restano fue a visitar en su apartamento del Vedado en La Habana, Cuba. Que recien habia salido del Departamento Tecnico e Investigaciones (DTI)., donde lo tuvieron varios días detenido y desde allí, anunció una aparatosa huelga de hambre. Pues bien, estando Restano visitándolo; llegó María Elena Cruz Varela con tres titulados disidentes y lo insultaron. Incluso, uno de ellos, que acompañaban a Maria Elena, lo cogió por el cuello de la camisa y le espetó: Tú sabes porque tú comiste, ma…., porque tú sabías que te tenías que morir de hambre. En ese instante, Yndamiro le tiró la toalla como decimos los cubanos.

En fin, tanto Luque Escalona como Maria Elena Varela son caricaturas de lo que supuestamente dicen representar. Y de una forma u otra, la mafia miamense los utiliza, pero los desprecia, como señale en escrito anterior sobre el oportunista y lacayo Nelson Rubio. Sin embargo, tienen aparente éxito. Ya Maria Elena Varela explotó. Otros como el comilon de Luque Escalona guardarán sus ideas prostituidas con ciertas autojustificaciones, pero sufren igual su vida falsa, su existir como caricaturas caricaturizadas.

De manera, que como no se puede hacer leña del árbol caído; mis condolencias para Jose Varela, por la muerte de sí mismo, ya que como Chacumbele el mismito se mato.

Sinceramente, hechos como este da pena. Por supuesto, lo más importante es que no se puede vivir pisoteando nuestra conciencia por mezquinos intereses.


* www.porsiemprecuba.com