@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: noviembre 25, 2007

viernes, noviembre 30, 2007

Una crítica del anarquismo al marxismo


Por: Alberto Buela
alberto.buela@gmail.com
Casilla 3198
(1000) Buenos Aires


«Cada vez que escucho "humanidad" sé que quieren engañar»

...es la lapidaria sentencia de Proudhon (1809-1865) el padre del anarquismo moderno. Y esta sentencia marca uno de los rasgos más profundos de esta corriente filosófico política que tuvo su mayor desarrollo en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del siglo XX, el de ser una aristocracia popular.

El espíritu anarquista está dado por el rescate de la persona, "el único" para Max Stirner(1806-1856), su máximo filósofo, ante el capitalismo y su socialización masificante cada vez más profunda. El desarrollo del capitalismo produce una vulgarización del hombre que lo arranca de sus raíces y cultura popular. Este extrañamiento se explica porque la cultura histórica de la comunidad precede a la económica de la sociedad, pues la cultura popular conserva un patrimonio y un arte de vivir anterior a la sociedad económica cuyo corazón es el negocio (nec = sin; otium = ocio).

Es que la cultura popular para el anarquismo se opone a la cultura proletaria, expresada ésta en la ecuación proletario = trabajador asalariado.

Y entramos aquí en el meollo de la crítica del anarquismo al marxismo, que radica en la incomprensión de éste último del carácter contradictorio del concepto mismo de proletariado.

Para Marx los proletarios no existen solos o aislados sino en tanto miembros de su clase social y esta clase es juzgada como revolucionaria. Así, los proletarios son el motor de la historia, que viviendo en una sociedad burguesa se transforman en una "Clase de disolución de clases que se debe abolir a sí misma para la liberación de la humanidad". Posteriormente, al darse cuenta que esto era un imposible, propone la toma del poder y la dictadura del proletariado para luego liberar a la humanidad por el comunismo.

El anarquismo no va en su crítica contra las recetas político sociales de Marx, siempre cambiantes, sino que va dirigida a la incapacidad de Marx de contemplar y comprender al verdadero proletario. Y esta es la crítica de Max Stirner en su libro El único y su propiedad.

El proletariado para el anarquismo produce de suyo el "desclasamiento" voluntario de sus miembros. El hecho escandaloso para el marxismo pero al mismo tiempo el más evidente que nos muestra la realidad es que el proletario busca salir de su "clase" para acceder a la clase media y lo más común es ver como los proletarios se comportan como individuos singulares bajo el lema de nuestros mayores: "yo me llamo Juan Palomo, yo me lo gano y yo me lo como". Es la expresión máxima del anarquismo individualista. Así puede afirmar Max Stirner: "Mi causa no es divina ni humana, no es ni lo verdadero ni lo bueno ni lo justo ni lo libre: es lo mío. No es general sino única, como soy yo único. Nada está, para mí, por encima de mí"

El carácter contradictorio del proletariado es aquello que el anarquismo pone de manifiesto y viene a representar. Porque para él, el proletariado es libre de entrar o no en la relaciones de producción y en las relaciones de consumo. El proletario es en palabras de Nietzsche: l´uomo libero e un combattente. Da che si misura la libertá, negli individui come nei popoli?

La segunda crítica furibunda del anarquismo al marxismo está dada por la cita de Proudhon que encabeza este artículo y es a su humanismo, categoría que el marxismo, en tanto pensamiento de la modernidad, toma prestada al liberalismo y así, el anarquismo criticando la concepción liberal terminará invalidando la proposición básica del marxismo de "liberar a la humanidad por el comunismo".

Al respecto se pregunta Stirner a quién tiene de semejante el liberal. Al hombre. El liberal te llamará tu hermano. Ve en ti la especie, no a Pablo o a Pedro sino al hombre, no al individuo de carne y hueso sino al espíritu. La humanidad no tiene manos ni pies, había dicho años antes el danés Soren Kierkegaard.

Y termina afirmando en forma tajante: "Feuerbach (y con él, el marxismo) cree haber descubierto la verdad cuando humaniza lo divino. Pero si el Dios nos ha hecho sufrir cruelmente, «la humanidad» está en situación de martirizarnos más cruelmente aún".

El anarquismo funda su crítica al humanismo en la vaciedad o "universalidad abstracta" de dicho concepto y de él va a derivar toda una serie de críticas al democratismo, o sea, a la extensión de la democracia a todos los ámbitos, a la muchedumbre, caracterizada como muchas cabezas y ningún cerebro, a los partidos políticos, porque el partido es contradictorio a la imparcialidad y esta última es la manifestación del egoísmo del único, del individuo". Al pueblo, pues "Desde la Revolución Francesa se procura hacer la felicidad del pueblo, y para hacer al pueblo grande y feliz, etcétera... se nos hace desgraciados. La felicidad del pueblo es mi desgracia"

En definitiva, también al comunismo pues "los comunistas siendo enemigos del egoísmo son cristianos subordinados y avasallados a una generalidad, a una abstracción cualquiera (Dios, la Sociedad, etcétera.)"

El anarquismo con la defensa raigal de la autonomía del individuo y su organización social directa se opone a toda subordinación o sumisión y está a favor de la abolición de cualquier tipo de dominación. Así la anarquía (an = sin y arjé = poder o jefatura). Sin necesidad de jefe ni autoridad, busca el ejercicio del poder y la autonomía de cada individuo y sus organizaciones mutuas, voluntarias e igualitarias en democracia directa sin representantes por acclamatio.

Se destacaron históricamente cuatro corrientes: el mutualismo de Proudhon, el individualismo radical de Stirner, el colectivismo de Bakunin, el comunismo libertario de Kropotkin.

Así el mutualismo no es otra cosa que la auto organización, el único que puede romper con las relaciones de producción y de consumo, el colectivismo se funda en la libre constitución de federaciones agrícolas e industriales, y el comunismo libertario con la abolición de toda forma de gobierno a favor de una sociedad cooperativa.

El hilo conductor de toda la meditación ácrata es el rescate de la persona de carne y hueso por sobre "el hombre" y el pacto libre por sobre la imposición gubernamental. Así al rescatar de las garras de la modernidad ilustrada al hombre como un ser único, singular e irrepetible y su ejercicio de las libertades concretas, está, probablemente sin saberlo, instalándose en un pensamiento postmoderno de carácter fuerte y no débole como el que nos tienen hoy acostumbrados los mass media.

(*) Cees- Federación del Papel



LOS DESCAMISADOS


Por Eduardo Wilde, texto gentileza de R. Parbst
Publicado en “La República” de Buenos Aires, del 12 de abril de 1874
Enviado a @DIN por: info@mordisquito.com.ar


La prensa MITRISTA llama "DESCAMISADOS" a todos los que no son partidarios de su ídolo. Esa prensa podrá reconocer la pobreza de los individuos que insulta, que son Argentinos, que tienen derecho a participar de las conmociones de su Patria y a concurrir para la formación de sus poderes.

Pero si los individuos del Pueblo que van a dar en tierra con el Poder y con la influencia del caudillo y la Aristocracia son DESCAMISADOS ¿Quién les habrá robado la camisa? ¿Por qué, siendo Argentinos, se encuentran desheredados en su propia Patria? Los que ahora nos insultan llamándonos DESCAMISADOS, quizás viven en suntuosos palacios o en casas regaladas que se compran con el dinero que se cercenó a nuestro salario. Quizá los que después de habernos desnudado se ríen de nuestra desnudez, se visten lujosamente con el dinero que la Nación había destinado para que fuéramos bien alimentados en las campañas, y para que no entráramos hambrientos a las batallas, donde debíamos llenar los deberes del soldado para sostener la grande y ruinosa política. Quizás los que insultan a los pobres trabajadores del Pueblo señalándoles su miseria, han conseguido conducirlos a ella, destruyéndoles su familia al arrebatar del hogar al que la mantenía; quizá el descamisado que recorre las pulperías consumiendo lo que gana en el día es conducido a la abyección y a la miseria por los que le hicieron abandonar a sus hijos y a su esposa imponiéndoles la ración de hambre y desolación que quita todo los encantos de la vida.

Si los DESCAMISADOS hablaran, ¡Cuántos opulentos nos señalarían que ostentan su lujo en cambio de la desnudez que provocaron!. Los DESCAMISADOS no son MITRISTAS. Los MITRISTAS tienen camisa, casa, alimentos y dinero. ¿Es acaso porque trabajan más o porque no tienen vicios?

No, ellos son también los DESCAMISADOS de la víspera que el oro de los proveedores del Estado ha vestido. Ellos son los individuos del Pueblo que gozan de un sueldo mensual salido ya sabemos de dónde y que se les paga por ser MITRISTAS, por sostener a MITRE, por votar por él, por elevarlo, por servir a las empresas Inglesas que quieren hacer de él un Presidente que sangre de nuevo al Pueblo para convertir sus adeptos en millonarios.

Ellos son también los DESCAMISADOS de la víspera que tomarán una profesión lucrativa: la de ser MITRISTAS. Si no se escondiera en cada uno de Nuestros DESCAMISADOS un tesoro de abnegación y de virtudes, ellos no sufrirían la vergüenza de oír insultar su miseria. Nuestros DESCAMISADOS saben dónde se encuentran las camisas que harían bien a su cuerpo.

Preferimos nuestros DESCAMISADOS que la abnegación arrastra, a sus compañeros de la víspera vestidos hoy gracias al oro de los empresarios de candidaturas. Los DESCAMISADOS que no se procuran camisas a cambio de su conciencia, irán hoy a los atrios con su pecho descubierto a dar su voto por los electores que han de elegir un Presidente que no haga guerras, que no haga surgir como nuevas industrias las proveedurías y que no persiga los derechos de las Provincias.

Nuestros DESCAMISADOS expondrán hoy sus pechos descubiertos a las balas de los revólveres lujosos y a los filos de los puñales con que la plutocracia de Buenos Aires ha armado a sus afiliados. Esos DESCAMISADOS que volvieron desnudos de los campos de batalla en que quedaron muchos de sus compañeros, enseñarán hoy a los insultadores y a su Jefe indolente que están dispuestos a mantener sus derechos y a conseguir que su voluntad soberana impere, porque son ellos, los DESCAMISADOS, los miserables, a quienes queda como única fortuna su Conciencia, los que forman el Pueblo, la mayoría que arrastra una vida precaria en las ciudades, siendo siempre la 1ª en los sacrificios y en los gloriosos combates.


Recogemos el nombre o el apodo con que se pretende injuriar a los partidarios de nuestras ideas y nos lo apropiamos con orgullo.

Somos los DESCAMISADOS, no traficamos con nuestra conciencia, pero el sol que lucirá hoy no se ocultará en el horizonte sin presenciar nuestra victoria democrática, y los que pretenden insultar la miseria y la inquebrantable firmeza de los que no están con ellos, tendrán que estampar en sus periódicos esta consoladora noticia: ¡Los DESCASMISADOS han triunfado!