@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: Carta de Michael Moore

martes, septiembre 13, 2005

Carta de Michael Moore

Traducción para @DIN, Susana Merino

A todos mis compatriotas que votaron por George W. Bush


Estoy intrigado por saber cómo se siente usted en este cuarto aniversario del 9/11.
¿Como se siente al saber que el hombre que usted eligió para guiarnos cuando fuimos atacados siguió adelante y puso al frente del FEMA (N. de T. : Agencia Federal de Manejo de Emergencias) a un hombre cuyo mayor mérito era ser entrenador de caballos?
Así es. Entrenador de caballos.
Quisiera saber realmente – y se lo pregunto sinceramente y con todo respeto – ¿cómo se siente ante el total desprecio del Sr Bush por su seguridad? Vamos, otórgueme un rayito de honestidad. No comience a despotricar diciendo que el desastre ocurrido en Nueva Orleáns fue culpa de ser una de las ciudades más pobres de los EEUU. Deje de lado su odio a los demócratas y a los liberales y a cualquiera con el apellido Clinton. Sólo míreme a los ojos y dígame si nuestro presidente hizo lo correcto después del 9/11 nombrando a un entrenador de caballos como el mayor responsable de nuestra protección en caso de emergencias o catástrofes.
Quiero que deje de lado su propio rótulo de Republicano/conservador/renacido/ capitalista/de extrema derecha y hábleme solo como americano en el sentido en que ambos llamamos América a esta tierra.
¿Estamos ahora más seguros que antes del 9/11? Cuando nos enteramos que detrás del entrenador de caballos los responsables número 2 y número 3 de las emergencias no tienen ninguna preparación para afrontarlas, ¿cree usted que estamos seguros?
Cuando usted ve a Michael Chertoff, el Jefe de la Seguridad Nacional, un hombre con apenas experiencia en seguridad nacional, ¿se siente seguro?
Cuando un hombre nunca fue militar ni vio jamás a los jóvenes, enviados a la guerra, morir en los combates, ¿cree usted que sabe como conducir una guerra? ¿Puede entender qué significa la amenaza de quedarse sin piernas si nunca estuvo allí?
¿Cree usted realmente que transfiriendo a las corporaciones privadas los importantes servicios que debiera prestar el gobierno, se consiguen mejores servicios para la población?
¿Por qué odia tanto a nuestro gobierno federal? Usted ha votado durante 25 años a políticos cuyo principal objetivo ha sido desfondar al gobierno federal. ¿Cree usted que recortar programas federales como el FEMA y el Cuerpo de Ingenieros del ejército ha sido bueno o malo para América? ¿BUENO O MALO?
¿Con la nación siempre altamente endeudada, cree usted que reducirle los impuestos a los ricos es todavía una buena idea? ¿Le dará usted la espalda a cientos de miles de personas sin techo que necesitan vivienda en Nueva Orleáns?
¿Cree usted en Jesús? ¿Realmente? ¿Acaso no dijo que seremos juzgados por cómo tratamos al último de entre nosotros? El huracán Katrina llegó y se llevó la fachada de que eramos una nación con libertad y justicia para todos. El viento aulló y el agua creció y dejó al descubierto cómo los pobres de América son abandonados al sufrimiento mientras el Presidente de los EEUU los defrauda y les recomienda comer pasteles.
Esto no es una broma. El día que golpeó el huracán y rompió los diques, el Sr Bush, John Mc Cain y sus ricos amigos estaban atiborrándose con pasteles. Todo un día luego de que se rompieron los diques (los mismos diques cuyo presupuesto para repararlos usted había cortado) el señor Bush estuvo tocando la guitarra que algún cantor le había facilitado. Todo esto sucedía mientras Nueva Orleáns se hundía en el agua.
Fue necesario que pasara otro día antes de que el Presidente echara un vistazo desde la ventanilla de su jet jumbo sobrevolando la miseria que se extendía 2500 pies más abajo mientras regresaba a su segunda casa en Washington DC. Y DOS DIAS MÁS aún antes de que llegara un hilito de soldados y de ayuda federal. No fueron los siete minutos en trance mientras un alumno le leía “Mi cabrita” ( N. de T. Referencia al momento en que le informaron sobre el impacto en las torres el 9/11) Fueron CUATRO DIAS sin hacer nada más que decirle a Brownie (el director Michael Brown del FEMA ) “caramba debes hacer tu trabajo”.
Mis amigos republicanos ¿lo estarán molestando por que somos el hazmerreír del mundo?
Y en este sagrado día de la memoria, ¿piensa usted honorablemente o con vergüenza en los que murieron el 9/11/01?. Si no aprendimos nada y nos encontramos hoy en día más vulnerables y menos preparados que en aquella brillante y soleada mañana, entonces ¿los tres mil muertos lo fueron en vano?
Nuestra vulnerabilidad no tiene sólo que ver con el terrorismo o los desastres naturales. Somos vulnerables y estamos inseguros porque permitimos que uno de cada ocho americanos sea horriblemente pobre. Porque aceptamos que el sistema educativo impida graduarse a uno de cada seis chicos y muchos de los que pueden son incapaces de hilvanar una frase coherente entre todos. La clase media no puede pagar la hipoteca o las cuentas del hospital y 45 millones de personas no tienen ninguna cobertura de salud.
¿Estamos seguros? ¿se siente usted realmente seguro? Usted solo puede mudarse lejos y construir numerosas comunidades antes de que el fruto de lo que ha sembrado se estrelle contra sus paredes exigiendo justo castigo. ¿Quiere usted que esto suceda realmente? O ¿tiene usted la esperanza de que si usted las deja que se ensucien solas y se maten entre ellas y se hundan en la mugre que inunda las calles, puede ser que el problema desaparezca?
Yo sé que usted lo sabe bien. Usted entregó al país y al mundo a un hombre que no estaba capacitado para esa tarea y que lo que hizo fue contratar gente que tampoco estaba capacitada. Usted nos hizo esto, se lo hizo al mundo, al pueblo de Nueva Orleáns. Por favor piénselo. Bush es de ustedes. Y usted sabe que por nuestra paz y nuestra seguridad debemos reflexionar ¿Qué es lo que usted propone?
Tengo una idea -y no es una demostración ecuestre.

Suyo

Michael Moore