@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: Elecciones en Eslovaquia - Fico - Dzurinda - Meciar

lunes, junio 19, 2006

Elecciones en Eslovaquia - Fico - Dzurinda - Meciar

Por: Marta Salazar Sánchez
Para @DIN - Desde Alemania



Ayer en la noche se conocieron los primeros resultados de las elecciones en Eslovaquia, capital Bratislava o Pressburg, a una media hora de Viena, donde fue coronada María Teresa. Eslovaquia integró, hasta el fin de la I Guerra Mundial de Hungría (Alta Hungría) que, a su vez, era parte del llamado Imperio Austro-húngaro o de los Habsburgo o k.u.k

Eslovaquia fue parte de Checoslovaquia, hasta la amistosa separación de ambos países el 1° de enero del '93. Desde el 1° de mayo del 2004 es miembro de la Unión Europea y desde el 29 de marzo de ese mismo año, de la NATO.
Se temía un resultado más favorable para el Smer (colectividad socialista o socialdemócrata, Smer significa dirección en eslovaco) y su líder Robert Fico, pero obtuvo sólo un 29,1%. Ver el artículo del ex-premier sueco y hoy importante político europeo, Carl Bidt: Slovakia Better Than Expected A su vez, se esperaba que el gobierno del actual premier o primer ministro Mikulas Dzurinda y de su partido SDKU o cristiano-liberal obtuviera menos sufragios que el 18,4% obtenidos.

Ver el cuadro que aparece a continuación y nos muestra la foto del ganador (Fico) y los gráficos respectivos; lo tomé de Tirol on line. (Para verlo, por favor, hacer clic).

http://photos1.blogger.com

Ha sido una constante en los países del Este de Europa, que sus electores elijan un sector político y luego el otro, en una suerte de alternancia pendular (me refiero a la conocida "ley del péndulo" que oscila en una y otra dirección, pero nunca permanece en el mismo lugar). Esto se califica como una inmadurez político-electoral. El primer país cuyas elecciones tuvieron el sello de la continuidad fue Hungría en las últimas elecciones, ver, en este mismo blog Elecciones en Hungría

Sin embargo, en Eslovaquia estamos incluso frente a la posibilidad de la permanencia del actual primer ministro Dzurinda en el poder. ¿Por qué? Porque hay que formar un gobierno de coalición.

El gobierno numéricamente más fuerte sería uno formado por Fico y el Partido de los nacionalistas (SNS, de Jan Slota, enemigo del partido de los húngaros en Eslovaquia) que obtuvo un 11,7% de los votos. Improbable o imposible. Le traería problemas en el exterior, con Europa en general y Hungría en particular.

En cuanto a una coalición con Meciar (HZDS 8,8%), no es probable que ambos líderes -Fico y Meciar- se unan. De partida porque -al menos es lo que dicen los comentaristas eslovacos- en la forma de ser estos dos populistas son demasiado parecidos: ambos, populistas de diversa tendencia; pero todos sabemos que "los extremos se tocan". Además, en el plano exterior (y para Eslovaquia, el "exterior" sí es importante, porque es un país abierto a Europa y al mundo económica y políticamente) la alianza con el desprestigiado Meciar no le traería nada bueno.

La otra posibilidad es una gran coalición "a la alemana", entre Fico y Dzurinda; pero es poco probable que esto ocurra, porque hay otras posibilidades, a diferencia de lo que aconteció en Alemania en septiembre pasado en que no había otras alternativas (bueno, la coalición de Jamaica, pero sólo unos cuantos idealistas -como yo- creíamos en ella).

Dzurinda (recordemos su 18,4%) tiene posibilidades de unirse con los demócrata cristianos KDH (8,3%) y el Partido de los húngaros en Eslovaquia SMK que logró un 11,7%. Sin embargo, necesitaría un cuarto componente y este sería sin duda (es la única posibilidad) el HZDS de Meciar, con su 8,8%.

El problema es que Dzurinda ha anunciado que él no se aliará con Meciar. Queda abierto si se podría aliar con "el partido de Meciar", si éste renuncia a toda ambición de obtener algún cargo en el gobierno (me recuerda la alianza con los liberales de Haider en Austria en que éste debió renunciar a un cargo en el gobierno federal). Después de todo el "malo de la película" a los ojos de Europa es Meciar y no necesariamente su colectividad de centro.

Acerca del tema flat tax, la tasa impositiva única llega en Eslovaquia a un 19%. Lo que ha conducido a un encarecimiento de los productos básicos, como los alimenticios. Esto porque antes, la tasa de los comestibles llegaba antes al 14%. Esta circunstancia le quitó, sin duda votos a Dzurinda, el alabado -por la UE- reformador eslovaco. Por tal razón, los demócrata cristianos exigen una disminución del flat tax del 19 al 14%.