@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: Hollywood contra el Islam

lunes, septiembre 04, 2006

Hollywood contra el Islam


Por: José Steinsleger



Luego del atentado a las Torres Gemelas, el famoso actor James Woods llamó a la FBI para informar que en un vuelo de Boston a Los Angeles (realizado un mes atrás) había viajado en primera clase con cuatro hombres que "... parecían ser de Medio Oriente y se comportaban de un modo extraño".
Febrilmente, los agentes federales invitados a casa de Woods, apuntaron los detalles del testimonio: "Ninguno de ellos", les dijo el actor, "comió ni bebió nada. Tampoco leyeron ni durmieron. Se sentaron con la vista mirando al frente, sin hablar con las aeromozas y platicaban entre ellos en tonos inaudibles".

El buen ciudadano Woods cumplía así con otro de los grandes "valores" de "Occidente": el refuerzo de los prejuicios racistas y el supuesto de que todos los árabes son musulmanes de Medio Oriente, sin importar que millones son cristianos, y que en Indonesia y Pakistán habitan la mayoría de fieles del Corán.
Ensalada intelectual que, invariablemente, se sirve con el aderezo llamado "terrorista". En varias ocasiones, el corresponsal de guerra Robert Fisk se ha referido al "... venenoso goteo racial en cientos de filmes de Hollywood que describen a los árabes como personas sucias, lascivas, poco confiables y violentas".

Recordemos el filme The Siege (Contra el enemigo). Dirigida por Ed Zwick, data de 1998 y ya entonces aparece la ciudad de Nueva York devastada por una ola de atentados terroristas organizados por grupos musulmanes. El jefe de los malos es un árabe con pinta de Bin Laden. Denzel Washington protagoniza a un jefe de la FBI y Bruce Willis a un general del Ejército.
Las autoridades de Nueva York proclaman el estado de guerra, ocupan la Gran Manzana y detienen en improvisados campos de concentración a cualquier árabe, musulmán, niños, ancianos, mujeres. Al día siguiente del estreno, el Washington Post dedicó a la película su primera plana. "Imagínense -dice el editorial- el siguiente guión: un repugnante rabino exhorta a sus extremistas seguidores ortodoxos a colocar bombas contra simpatizantes de los árabes en Estados Unidos... La FBI hace redadas contra los judíos ortodoxos y los encierra en campos de concentración. ¿Se lo imaginan?"
El editorial concluye: "Jamás Hollywood se atrevería a imaginar un filme semejante, protagonizado por judíos. Y lo mismo cabe decir si los malos fuesen los negros. Inclusive los indios ya no son presentados así en el cine estadunidense. Sólo los hispanos -a través de los narcotraficantes-o los rusos en forma de mafiosos".
Murray Abraham, por ejemplo, es hijo de un sirio y cristiano ortodoxo. Murray ganó un Oscar por el retrato de Salieri en el filme Amadeus. Pero al empezar su carrera tuvo que renunciar a su nombre Fahrid porque en sorna y en serio los productores de Hollywood le decían que "... sonaba a un árabe amargado deseoso de matar a todo el mundo".

Sin embargo, en Estados Unidos viven más de 6 millones de musulmanes que se han caracterizado por ser más pacifistas que el Ku-Klux-Klan o los milicianos supremacistas blancos que se preparan para librar la apocalíptica batalla de Armagedón. El gran atentado de Oklahoma, a mediados de los años 90, fue obra de un blanco ultraderechista llamado Timothy Veigh.
Lo que llama la atención es que James Woods no es un actor "de segunda". Graduado en Ciencias Políticas en el Instituto Tecnológico de Massachussets, ha trabajado con directores de primera línea (Richard Attenborough, Olivier Stone, Sydney Pollak) en grandes películas de aliento crítico. No obstante, junto con otros grandes, fue reclutado por un grupo de directores y realizadores sionistas residentes en Hollywood para firmar un desplegado que apareció en Los Angeles Times el 16 de agosto pasado. El documento (pagado por Ehud Danoch, cónsul general de Israel en Los Angeles), dice así:
"Nosotros, los firmantes, sentimos pesar por las víctimas civiles que provocan en Israel y el Líbano los actos terroristas perpetrados por organizaciones terroristas como Hezbollah y Hamas. Si no logramos parar el terrorismo en todo el mundo, reinará el caos y continuarán las muertes de inocentes. Tenemos que apoyar a las sociedades democráticas y parar el terrorismo por todos los medios".
Entre las 84 personalidades figuraban los actores Nicole Kidman, Michael Douglas, Dennis Hopper, Dany De Vito, Bruce Willis, Silvester Stallone, William Hurt y realizadores como Ridley Scott, Michael Mann, directores de los estudios Paramount y el magnate Ruppert Murdoch, dueño de la cadena Fox que sirve de caja de resonancia de la política terrorista de George W. Bush y la Casa Blanca en su guerra contra los pueblos del Islam.
En Contra el enemigo, Bruce Willis cerca de los terroristas árabes y con un megáfono les dice: "¡Esta es la tierra de las oportunidades; les brindo la oportunidad de rendirse!" A no dudarlo: en la próxima película, él solito le partirá la madre a todos los guerrilleros de Hezbollah y Hamas juntos. Cualquier semejanza con la realidad sería... ¿paranoia?

Fuente: La Jornada, México
Enviado por Eva Troxler y Alicia Ester