@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes

martes, mayo 10, 2005

Hay suficiente para todos.

Dentro de unos meses se inaugurará el mayor campo de energía solar del mundo en Alemania, en donde el apoyo a esta energía renovable crece a la par que las inversiones.

Sobre un área de 77 hectáreas se construirá hasta fines de este año el campo solar más grande del mundo. En Arnstein una pequeña comunidad en la región de Franconia en el sur de Alemania se instalarán un total de 1.500 usinas solares que generarán energía para un total de 3.500 hogares.
Según el proyecto presentado por dos empresas privadas, "Solon" de Berlín y "S.A.G. Solarstorm" de Friburgo, la energía generada ascenderá a un total de 12,4 megawatios, más del doble de lo que genera el molino de viento más grande del mundo con sólo 5 megawatios.
En el proyecto que costará 75 millones de euros es financiado por completo por inversionistas privados que pueden adquirir sus propias centrales solares a partir de un capital mínimo de 14.400 euros. Se trata de un camino completamente novedoso de invertir en energía solar, pero uno que según las encuestas tiene un gran futuro en Alemania.

Gran conciencia ecológica

Las modernas tecnologías para la producción de energías regenerativas registran una gran aceptación en Alemania. Según una encuesta realizada a principios de mayo por el instituto Forsa, por encargo del Ministerio alemán de Ecología, cera del 62 por ciento de los alemanes opina que se deben redoblar el fomento de las energías renovables.
La mayor parte de los encuestados apoyan la energía eólica y favorecen los esfuerzos para que en los próximos 20 a 25 años se logre que grandes molinos de viento situados en el océano abastezcan el 15 por ciento de le energía eléctrica que se consume en el país.
Otra de las fuentes de energía que esperan que gane terreno en los próximos 20 a 30 años, es la energía solar. El 85 por ciento de los alemanes la ven como la fuente ideal para sustituir a fuentes clásicas como el petróleo que sólo cuenta con el apoyo del 27 por ciento, las centrales nucleares con sólo un 24 por ciento de defensores y el carbón con sólo 22 por ciento de partidarios.

El mejor barómetro: el capital

El apoyo de la población alemana y los buenos augurios para las energías regenerativas no sólo está respaldado por encuestas, que aunque barómetro, no dejan de ser inexactas. Pero las cifras no mienten.
El Banco ecológico "Umweltbank" con sede en Nürnberg, se especializa en proyectos ecológicos. Logró en 2004 un superávit del 36 por ciento, una cifra que envidian las grandes instrucciones bancarias en tiempos de vacas flacas.
El banco aunque todavía pequeño, logró incrementar en un 11 por ciento el número de sus clientes, y un incremento del 21,5 por ciento en capital invertido. El dinero de la entidad se invierte exclusivamente en proyectos ecológicos, especialmente en el segmento de la construcción de hogares ecológicos (31 por ciento), proyectos relacionados con energía solar (25 por ciento) y en energía eólica (23 por ciento).

Claudia Herrera Pahl
Deutsche Welle