@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: Juan Cuéllar, dirigente del MOCASE, dijo:

miércoles, junio 15, 2005

Juan Cuéllar, dirigente del MOCASE, dijo:

"Compre quien compre, la tierra va a seguir siendo de nosotros y la vamos a seguir poseyendo, como siempre"

Juan Cuéllar, entre sus campesinos

Para el próximo 30 de Junio está anunciado el remate de 10.000 hectáreas de tierra en Santiago del Estero. En el marco de la causa “Banco Platense S.A. s/Quiebra, s/ Inc. de Realiz. Bienes s/ Incidente de Venta del Campo El Ceibal” que se lleva en el Juzgado Civil y Comercial N° 5 de La Plata, "el martillero Público Nacional y Corredor, Héctor P. Córica, rematará las tierras que comprenden a la población de San José del Boquerón y a los parajes El Ceibal, Boquerón, Tres Varones, Juvenil, San Juan, Nuevo Simbolar y Babilonia" dice el Edicto.

Juan Cuéllar, dirigente histórico del MOCASE (Movimiento Campesino de Santiago del Estero), y actual Comisionado Municipal del pueblo amenazado con remate, concedió la siguiente entrevista a la agencia internacional @DIN.

Entrevistador: Julio Carreras (h)

-Por favor, cuéntanos cómo está la situación en este conflicto que se da en San José del Boquerón, por el tema de posesión de las tierras. Sabemos que allí habitan más de 300 familias, sobre las que pesa hoy la amenaza inminente del remate de sus tierras y la consiguiente expulsión...

Juan Cuéllar: Esta es una situación más del problema crónico de Santiago. Las amenazas de desalojo, que están siempre pendientes sobre las familias campesinas. No es la primera vez que se amenaza a esta población. En el 2002, ya estaban por rematar nuestras tierras, y entonces lo que hicimos fue concitar la unidad de toda la población, para resistir. Conseguimos el asesoramiento de un equipo de abogados, y se requirió en aquel entonces -no al Juzgado de La Plata, que es donde se sustancia la quiebra del Banco Platense, sino al mismo banco- por medio de carta documento, un plazo para conocer cuáles eran las condiciones en que se desarrollaba este juicio, saber cuál era la estrategia de la acusación, y desarrollar también nuestra propia estrategia. Le hicimos una carta documento, pero jamás nos contestaron...

-Yo no entiendo muy bien el origen del conflicto... ¿esas tierras eran del Banco Platense? ¿Por qué eran del Banco Platense?...

Juan Cuéllar: No... estas tierras en realidad, han sido una antigua cesión que hizo el rey de España, a los primeros colonizadores... se les adjudicaba la típica fracción de 3 leguas de frente por 3 leguas de fondo... El comandante que por entonces era la máxima autoridad en la zona, se llamaba casualmente como yo, Juan Cuéllar, a ese capitán el ejército real se le cedió estas tierras, allá por el XVIII... Bueno, tenía ciertas reglas; como por ejemplo que las tierras no podían venderse, que los vecinos debían vivir pacíficamente, conformar una comunidad y otras condiciones, que se fueron transmitiendo de generación en generación... durante siglos estas familias vivieron así, trabajando la tierra moderadamente y multiplicándose, poco a poco... Hasta 1930 más o menos la familia fundadora pagaba los impuestos, pero luego de esto se volvió muy difícil, debido al crecimiento de la población y la escasez de dinero en efectivo, ya que la comunidad practicaba una economía de autoabastecimiento, basada principalmente en la producción de alimentos y todos los recursos necesarios, pero no practicaba ningún tipo de comercio, o lo hacía en niveles mínimos... Entonces el encargado de estos trámites, que vivía en la ciudad, para el colmo se desentendió del asunto y dejó de pagar. Ello provocó que se acumulara una deuda muy grande, como impuestos al Estado, la que se hizo imposible de pagar...

- Eso debe haber originado esas supuestas "ventas" que aparecen más tarde...

Juan Cuéllar: Exactamente... hacia los años 70, empiezan a aparecer supuestos "dueños", como Carmelo Vidal, Weyenbergh, y varios otros nombres que aparecían como propietarios en el registro catastral. Pero jamás tomaron posesión. Jamás han hecho actos posesorios, ni mejoras, ni tampoco algún tipo de comunicación hacia los originales propietarios. Y la gente seguía viviendo y reproduciéndose allí.

-Y quién les había otorgado títulos de propiedad a esas personas...

Juan Cuéllar: Eso es lo que no se conoce... de adónde vienen... después empiezan a presentarse otros... aparentemente las ventas se hacían en las escribanías o en otras partes, pero jamás tomaron posesión. En la época del gobierno militar de Lanusse, aproximadamente, aparece ya una supuesta empresa, compuesta por propietarios, que decían que "le iban a dar trabajo a la gente, si colaboraban y aceptaban sus títulos". Entonces nosotros, en esa época, les dijimos que no... de qué íbamos a trabajar... ¿de hacheros? Eso era lo único que nos podían dar, porque ellos querían montar un obraje... y eso iba a desmantelar no solamente el bosque, sino los recursos de los que sobrevivía la comunidad...

-Si querían poner un obraje, eran gente con capital...

Juan Cuéllar: Una empresa llamada "El Ceibal"... sospecho que esa debe haber sido la primera operación que se ha hecho, por eso le han puesto "El Ceibal Sociedad Anónima"... el apoderado de eso era un tal Azar. Nos ofrecía "donarnos" 40 hectáreas para hacer el pueblo, sacar a toda la gente de sus propiedades, y ponernos ahí, en una villa, a todos los pobladores, hasta entonces ocupando unas 10.000 hectáreas, que es la extensión original. Era una firma de Santiago del Estero, capital.

-¡De 10.000 hectáreas reducirlos a 40!

Juan Cuéllar: Bueno, con eso van a la parte más Sur, donde estaba la población de Santo Domingo, que también estaba dentro de las 3 leguas de frente por las 3 leguas de fondo... y los pobladores de ahí, sí les aceptan... entonces han tomado posesión de 1300 hectáreas, hacen una finca y les entregan escrituras por 2 hectáreas a cada uno de los pobladores de esa parte, esa parte Sur. Y la parte Norte, no aceptó nada. Y esa finca que en esos momentos se forma ahí, después se la abandona, pasa o otras empresas, Cosanco, creo o Conorvial, después Curi. Y es entonces, en la quiebra de Curi, que aparece el Banco Platense como garantía hipotecaria. Después quiebra el Banco Platense y ese es el origen del remate.

-Ha mencionado nombres de familias de Santiago del Estero, que en su momento estuvieron relacionadas con dictaduras militares... ¿cree que puede haber habido adjudicaciones fraudulentas de tierras?

Juan Cuéllar: No sólo creo, sino que estoy seguro... porque si la familia Cuéllar, la única propietaria tradicional, jamás vendió una sola hectárea, ¿como pueden aparecer de repente propietarios de la ciudad? Desde los Archivos de Indias, que están en España, hasta los registros catastrales más antiguos, hasta principios del siglo XX, atestiguan la legitimidad del asentamiento poblacional. Pero la tradición ha legitimado en realidad a las 300 familias que viven ahí, ya que les asiste el derecho por haber habitado y custodiado prudentemente esas tierras durante siglos. Ellos jamás han permitido que otros se asienten allí, por más poder económico que ostentaran. Ahora tampoco lo van ha hacer y sería una lástima que se haga un remate, ya alguien pueda verse engañado creyendo que va a poder entrar. Por eso estamos haciendo esta gran movilización, queremos que se difunda en todas partes que la gente que invierta en este remate va a perder, pues la gente conoce muy bien sus derechos y por más que compre no los van a dejar entrar. Y no sólo van a defender esos derechos los pobladores, con el apoyo de todo el MOCASE, sino también de otras poblaciones, de equipos jurídicos, ONGs, organizaciones de Derechos Humanos e Instituciones de todo el mundo. Entonces sería una locura que alguien invierta en ese remate, que debido a su impacto social, nosotros estamos dispuestos a frenar. Esto yo lo vengo arrastrando desde joven, aquí mismo tengo las pruebas de un terreno vecino, "El Chañaral" que se llama, donde logramos parar una situación parecida. Investigando, llegamos a determinar que el "propietario" de la ciudad, quería echar a la gente por medio de una escritura fraudulenta, firmada supuestamente por una persona que había fallecido hace muchos años. Resulta que la fecha de esa escritura esta fechada dos años después que esa persona había muerto...

-Esas 300 familias que viven ahí, ¿son, entre sí, parientes? ¿O son gente que se ha ido asentando a lo largo de los años?

Juan Cuéllar: Son, casi todos, descendientes de los principales pobladores... todos no son descendientes de los Cuéllar, pero sí de las otras familias que originalmente vivían junto a la familia principal. O sea que es una misma comunidad. La mayoría descendiente de aborígenes, ya que cuando se estableció esta población original, se fue fusionando con los pobladores aborígenes originales. Esta fue una convivencia pacífica.

-¿Y cómo llegan estos títulos de propiedad supuestamente ilegítimos al Banco Platense?

Juan Cuéllar: Y... por alguna transacción financiera que hicieron los que en ese entonces habían obtenido esos papeles, es decir la empresa Curi, que al parecer pusieron en garantía esa propiedades para obtener dinero. La última hipoteca se hizo en este Banco Platense, y este banco, que fue administrado de una manera que estaba preparado para ese tipo de negocios, incluso para ir a la quiebra... pues ¿por qué quiebra? Porque la cartera de clientes, al parecer son insolventes...

-Uno de los propietarios del Banco Platense era el actual diputado nacional José "Pepe" Figueroa. ¿Ustedes han tenido alguna comunicación con el diputado Figueroa, para saber qué puede hacer él desde su posición de legislador, y cuál es su opinión?

Juan Cuéllar: Realmente no tuvimos ninguna comunicación, ni la vamos a tener, pues la intención de él ya la conocemos, desde hace mucho tiempo. Así como administró siempre sus bancos, quería ser gobernador para manejar el Poder Ejecutivo e influir también sobre el Poder Judicial, seguramente para continuar sus objetivos... pero nosotros no pensamos en contactarnos con él sino con la Justicia y con los medios de comunicación, más allá de que las acciones las vamos a tomar en el terreno y en los tribunales que corresponda. "Compre quien compre o pase a ser de cualquier nombre nominal, la tierra va a seguir siendo de nosotros y la vamos a seguir poseyendo, como siempre".

-Los rematadores publican un supuesto estudio de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, donde se presentan a estas tierras de una manera que los favorece...

Juan Cuéllar: El ingeniero Mariot, usando recursos de la universidad nacional aparentemente, ha publicado un estudio en internet, donde facilita de alguna forma y favorece la comercialización de estas tierras. Este ingeniero Mariot dice ahí que ha hecho un relevamiento, pero la población de allá jamás lo ha visto por el lugar, ni estaba informada nunca de que se estaba haciendo un relevamiento... Entonces ese supuesto relevamiento omite deliberadamente datos como represas, corrales, potreros, hacienda vacuna, viviendas, hacienda mular, asnos, majadas de cabras, ovejas, infinidad de signos de posesión tradicional... de esa manera, presenta a nuestras tierras, como si estuvieran prácticamente deshabitadas, y por lo tanto aptas para venderlas a cualquiera sin problemas. Y la empresa rematadora ofrece, en el Edicto, que se consulte el relevamiento del ingeniero Mariot, en la página de la Universidad... entonces, la página de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, resulta funcional entonces a una maniobra orientada a despojar a unas 2.000 personas, de sus posesiones tradicionales en la provincia de Santiago del Estero, con fines comerciales.

-Por último, Juan, cuáles son los pasos que ustedes van a dar y cómo ve usted el futuro de este conflicto...

-En primer paso, que estamos dando ahora mismo, es difundir por los medios de comunicación para que nadie se engañe e invierta... En segundo lugar, tratar de parar ese remate que es un impacto en lo social, que es tremendamente negativo pues va a sentar un precedente para otros lugares, donde tal vez la población no está preparada en la lucha como nosotros, que formamos parte de una organización campesina. Y si en último caso se ejecuta el remate... va a ser nada más que en los papeles, porque nadie va a poder tomar posesión real de los campos...

-Entonces este remate es prácticamente un engaño, pues si alguien compra, va a tirar la plata...

Juan Cuéllar: Así es. El que compre va a tirar la plata. Pero nosotros queremos que no se cometa esta aberración. Porque pretender rematar poblaciones enteras, con cementerios, plantas de agua potables, hospitales, además de potreros, cercos, cultivos, infinidad de propiedades, no sólo físicas sino culturales, rematar todo esto con objetivo de lucro... es una tremenda aberración.