@DIN - Comentarios, entrevistas, reportajes: Y se detuvo a llorar por los ausentes

jueves, mayo 26, 2005

Y se detuvo a llorar por los ausentes

Pablo Milanés y otros artistas en el Parque Aguirre de Santiago
Formidable. Un concierto magnífico ofreció Milanés en Santiago.

Por Emilio Marcelo Jozami mjozami@elliberal.com.ar

"La circunstancia exige que ponga cosas que la gente conoce, que no me ponga a improvisar y a experimentar con canciones nuevas, sino que estoy seguro de que el público querrá escuchar las más conocidas y yo los voy a complacer". Así se expresó Pablo Milanés ante el periodismo, a poco de su arribo a Santiago, al mediodía. Por la noche, ya sobre el escenario, uno pudo comprobar que el repertorio desarrollado correspondió con lo que nos había adelantado. De andar cansino, vestido totalmente de negro, el trovador cubano cerró el espectáculo realizado en el parque Aguirre con un magnífico concierto, donde descolló con canciones que forman parte de sus álbumes editados desde 1969 hasta mediados de los 70.
Acompañado por una potente banda, Pablo emocionó a su respetuoso y multitudinario público. Y él se desbordó al humedecer su ojos con las lágrimas que brotaron de su alma al recibir sobre el tablado a integrantes de las Madres del Dolor. Junto a ellas estuvieron Luis Bordón, titular del Programa Nacional Antiimpunidad, y Luis Garay, uno de los referentes de la defensa de los derechos humanos en Santiago. Fue Bordón quien le solicitó que cantara uno de sus himnos, "Pisaré las calles nuevamente". Los espectadores estallaron jubilosamente cuando escucharon al juglar cubano cantar este tema tan emblemático de su discografía.
Más tarde llegaron otros hits que elevaron el espíritu de un público en estado pleno de gracia. Luego llegaría la hermosa versión de "Gracias a la vida", de la chilena Violeta Parra. Más tarde, "Años" y, sobre el final, la bella y emotiva declaración de amor: "Yolanda". Y a los bises, otra de las obras determinantes de su carrera: "Yo no te pido". Se despidió y la ovación (que siempre estuvo presente) llegó a lo más alto. Mientras Pablo abandonaba el escenario, los fuegos artificiales iluminaron la templada noche, y de fondo la vigorosa versión del Himno Nacional Argentino, de Charly García.
"En esta señaladísima fecha para ustedes, mi pueblo argentino", como dijo Milanés al referirse al significado del 25 de Mayo, los santiagueños disfrutaron de una fiesta de gran raigambre, con artistas que movilizaron el sentimiento patriótico. Y a poco de su llegada a Santiago, Pablo Milanés nos había dicho: "Es una circunstancia muy especial para los argentinos, no sé cómo podrá caber mi actuación al público. De verdad, estoy intrigado por ver lo que pasará esta noche". El misterio quedó develado para Pablo cuando anoche no sólo revalidó sus pergaminos, sino que demostró que su canción está presente, más allá de los tiempos, generaciones (miles de jóvenes lo vivaron) y de las circunstancias. Gracias, querido Pablo.
Quien abrió la jornada fue el "Chaqueño" Palavecino. Después, hubo un desfile de figuras: Coqui y Pajarín Saavedra, La Chilinga, Bardos Cadeneros, Los Carabajal, Roxana Carabajal, Javier Calamaro, Chango Spasiuk, Raúl Barboza, Adriana Varela y Bahiano. Y en esa incesante presencia, se lucieron Súper Ratones, Lito Nebbia, Moris, Antonio Birabent, Cristóbal Repetto y Cecilia Todd. Santiago estuvo de fiesta, y la música, en sus más variadas estéticas y temáticas, fue la protagonista.